info@buenosaires2018.com

prensa@buenosaires2018.com

Los palistas se preparan para el desafío único de los Juegos Olímpicos de la Juventud

2018-02-09 15:34:22

COMPARTIR

El trabajo duro y el manejo de sentimientos encontrados son parte del entrenamiento diario del equipo juvenil de canotaje de Gran Bretaña, explicó el capitán del equipo, mientras se concentra en las pruebas de velocidad y slalom, con miras a la clasificación a Buenos Aires 2018.

El canotaje en Buenos Aires 2018 abarca la prueba de slalom, donde los palistas bajan de una rampa a través de una serie de puertas en un circuito con forma de S y realizan un “giro esquimal”, seguido de una vertiginosa carrera de velocidad.

“Cada cuatro años, los Juegos Olímpicos de la Juventud ponen al equipo en un evento multidisciplinario de alto nivel que saca a los atletas de su zona de confort”, dijo el líder del equipo de canotaje de Gran Bretaña, Aaron Cruickshank.

“Hay una mezcla de entusiasmo y temor por parte de nuestro equipo, y están al tanto del enorme esfuerzo que están a punto de hacer, pero una vez que termine, serán mejores palistas”, agregó.

La competencia de canotaje de los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018 una vez más desplazará a los jóvenes palistas más talentosos de todo el mundo fuera de su zona de confort hacia el entorno desafiante de una carrera multidisciplinaria.

Si bien los mundos distintos del canotaje velocidad y slalom mantienen una distancia respetuosa entre sí, el torneo clasificatorio mundial que se realizará en abril, en Barcelona, y los posteriores Juegos Olímpicos de la Juventud, reunirán a estas disciplinas de manera inseparable. El resultado brindará un desafío para que superen los atletas y para que se deleite el público.

Este año marca la primera experiencia de Cruickshank como líder de equipo en este nivel, supervisando a un grupo fuerte de cuatro atletas: Ross Dixon, Thomas Mayer, Lili Bryant y Lois Leaver irán a Barcelona sin dejar de mirar al mega evento del deporte juvenile del mundo que se realizará en la capital argentina.

Habiendo estado en el umbral del equipo juvenil de Gran Bretaña y habiendo trabajado como entrenador de manera interrumpida desde los 16 años, Cruickshank es consciente de los desafíos a los que se enfrentan los cuatro palistas, como así también de la recompensa que su esfuerzo podría traerle a sus habilidades durante los próximos meses.

“Los cuatro han tenido poca experiencia internacional hasta el momento, pero se han tomado el cambio de formato con calma. Se les dio este objetivo y están contentos de poder viajar y trabajar para conseguirlo. Es un nuevo desafío”, comentó.

El canotaje en Buenos Aires 2018 abarca la prueba de slalom, donde los palistas bajan de una rampa a través de una serie de puertas en un circuito con forma de S y realizan un “giro esquimal”, seguido de una vertiginosa carrera de velocidad. Curiosamente, los cuatro miembros del equipo británico de este año vienen del mundo del slalom, lo que es permite trabajar juntos en la complicada transición a la modalidad de velocidad.

“Las dos disciplinas son muy distintas en cuanto a las instalaciones que se necesitan, cómo se entrena, los botes, el equipamiento y el formato de la carrera. En velocidad, hay mucho trabajo del tronco superior, además de la importancia de un centro sólido a lo largo del bote para alcanzar la estabilidad necesaria. Mantenerse firme en la línea de larga ya es una hazaña en sí misma. Una vez que tomas ritmo, se vuelve más estable”.

Todos los palistas tendrán que adaptarse rápidamente si quieren alcanzar su sueño de llegar a los Juegos Olímpicos de la Juventud. Tal como explicó Cruickshank, el desafío de dominar ambas disciplinas es enorme.

“Los atletas tienen que ser de alto nivel en ambos botes, por lo que todo el entrenamiento tiene que ser intenso para que la otra clase esté a la altura y puedan competir en el nivel más alto. Dada la carga de entrenamiento en cada bote, nunca se ha visto que se compita en ambos en el nivel más alto. Por lo general, la disciplina secundaria nunca llega a estar a la altura y la principal termina sufriendo al final”, dijo Aaron Cruickshank.

Es posible que el formato no sea el futuro del canotaje Olímpico de elite, pero sí representa el tipo de desafío que podría llevar a mayores éxitos internacionales si estos ávidos atletas juveniles logran dominarlo. Realmente se trata de un ocasión para enseñarle nuevos trucos a jóvenes palistas para los Juegos Olímpicos de la Juventud.

<< volver