info@buenosaires2018.com

prensa@buenosaires2018.com

La estrella mundial del salto triple cumplirá el sueño de ser un ejemplo para los jóvenes atletas

2018-04-12 15:36:00

COMPARTIR

La venezolana Yulimar Rojas, tres veces campeona del mundo y medallista Olímpica de la disciplina, visitará la capital argentina para ser parte de Buenos Aires 2018 gracias al programa “Young Change-Makers” impulsado por el Comité Olímpico Internacional.

“Ser atleta Olímpico no es para quien quiere vivir del deporte. Ser atleta Olímpico es para quien tiene el deporte en su corazón. Es romper tus propios límites independientemente del tamaño que sean”.

La protagonista de esta historia es Yulimar Rojas, exponente número uno en la actualidad del salto triple en el mundo. Hace poco más de un mes volvió a consagrarse en el Campeonato Mundial Indoor 2018 organizador por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF en sus siglas en inglés) en la ciudad de Birmingham, Inglaterra.

A pesar de su juventud -tiene sólo 22 años, la nacida en Caracas será una de las 76 jóvenes que serán parte del programa Young Change-Makers para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

“Estoy muy feliz. El poder motivar a los jóvenes también ha sido uno de mis objetivos. Siempre quise ser un ejemplo a seguir y esta designación me motiva a ser mejor cada día”, expresó la venezolana a buenosaires2018.com

Los Young Change-Makers fueron nominados por sus respectivos Comités Olímpicos Nacionales y tienen una misión en común: apoyar a los atletas juveniles e inspirar a otros jóvenes en sus comunidades a partir de sus experiencias en los Juegos Olímpicos de la Juventud.

 “Esto es muy importante. Que me hayan seleccionado quiere decir que creen en mí como persona y como atleta”, dijo Rojas sobre su elección al programa está en su quinto ciclo tras su éxito en los Juegos Olímpicos de la Juventud de Verano y de Invierno anteriores.

“Voy a dar lo mejor y ayudaré a estos jóvenes a que también lo hagan. Yy sobre todo que lo disfruten. Cuando hacemos lo que amamos, somos felices”, agregó.

El 14 de agosto de 2016, Yulimar vivió uno de los momentos más gloriosos en su vida. En los Juegos Olímpicos de Río se colgó la medalla plateada con marca de 14.98 metros y se ubicó detrás de la colombiana Caterine Ibargüen.

“Rio 2016 fueron mis primeros Juegos Olímpicos. Trabajamos duro para ir y lo conseguimos. Yo quería la medalla para Venezuela, la soñaba, quería que me recibieran en mi país como lo hicieron con Rubén Limardo, esgrimista que fue oro en Londres 2012”, comentó la especialista del salto triple.

“Cuando llegué no lo podía creer. Se me erizó la piel, fue un momento inolvidable. Eso me dio las fuerzas para continuar trabajando por dejar mi bandera en lo más alto”, agregó en referencia a su arribo a Venezuela después de convertirse en medallista Olímpica.

Haber participado del planeta Olímpico transformó la vida de Yulimar para siempre. Logró cumplir un deseo que persiguió toda su carrera.

“Ser atleta Olímpico no es para quien quiere vivir del deporte. Ser atleta Olímpico es para quien tiene el deporte en su corazón. Es romper tus propios límites independientemente del tamaño que sean”, comentó.

Y así continúo con un mensaje claro y directo para todos los jóvenes que sueñan con convertirse en deportistas Olímpicos.

“Ser atleta no es llevar una medalla, es cargar a las personas que han estado a tu lado en el pecho y la victoria en la mente, porque quien ganó sabe que es ganador y no necesita símbolos para recordar. Es la satisfacción de superar tus miedos, es representar a tu país con orgullo y con amor”, agregó.

La ganadora del Campeonato Mundial de Londres 2017 participará de Buenos Aires 2018 con el objetivo de motivar a los deportistas para que interactúen con representantes de diferentes disciplinas y orígenes, y participen de un programa único de actividades y talleres que incluye sesiones sobre prevención de lesiones, anti-dopaje, carreras deportivas y relaciones con medios de comunicación.

En ese camino, la estrella del deporte venezolano les dejó un claro mensaje a los atletas juveniles que participarán del acontecimiento deportivo y cultural más grande en la historia argentina.

“Mantengo el pensamiento y el mensaje de que los sueños se hacen realidad cuando trabajas por ellos. Es cuestión de creer en ti, en lo que haces, en hacerlo con amor, no por obligación”, dijo.

“Nosotros somos los campeones de nuestras vidas, cada quién hace la diferencia en su vida. No hay que olvidarnos de quiénes somos, de dónde venimos y a dónde queremos llegar”, agregó.

Cuando faltan menos de seis meses para Buenos Aires 2018, Rojas sabe de la importancia que tiene para la región poder ser anfitriona de la competencia multideportiva más grande del mundo para jóvenes atletas de alto rendimiento.

“Es maravilloso que el mundo conozca nuestras culturas, nuestro idioma y nuestra historia. Con la sede en Buenos Aires es una forma de decirles que en Latinoamérica el deporte también brilla”, expresó.

<< volver