info@buenosaires2018.com

prensa@buenosaires2018.com

El entrenador que prepara el futuro del boxeo estadounidense

2018-04-16 14:37:02

COMPARTIR

El irlandés Billy Walsh trabaja en el desarrollo de nuevos talentos y sabe la importancia de los Juegos Olímpicos de la Juventud. Buenos Aires 2018 es el próximo objetivo para seguir con la levantada.

“El promedio de edad de nuestro equipo era de 19 años. Acá tenemos que desarrollar a nuestros chicos más rápido. Y los torneos como los Juegos Olímpicos de la Juventud nos ayudan a hacerlo”.

El boxeo estadounidense alcanzó el nivel histórico más bajo cuando el equipo masculino no logró ganar una medalla por primera vez en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. A pesar de que Claressa Shields había logrado el oro en peso mediano, y Marlen Esparza se había adueñado del bronce en peso mosca, se necesitaba un cambio para esta frustrada nación de boxeadores.

Dos años después, en Nanjing 2014, Shakur Stevenson ganó el oro en los Juegos Olímpicos de la Juventud, mientras el nivel de combate estadounidense empezaba a tomar ritmo de nuevo. Un año más tarde, en octubre de 2015, se colocó la segunda pieza del rompecabezas: Billy Walsh, el hombre detrás de la renovación del boxeo irlandés, se unió a las filas como técnico principal.

Walsh trajo un nuevo enfoque sobre el desarrollo de los talentos emergentes, que dio sus frutos tan rápido como en Rio 2016: “Tenemos una fuente, todo se trata del sistema. Cuando llegué a USA Boxing, ya habían comenzado a mejorar la organización porque el éxito llegó en Rio”.

“En ese momento el promedio de edad de nuestro equipo era de 19 años. Acá tenemos que desarrollar a nuestros chicos más rápido y los torneos como los Juegos Olímpicos de la Juventud nos ayudan a hacerlo”, explica Walsh sobre su trabajo.

Con los representantes haciendo fila para fichar al próximo Floyd Mayweather, Walsh sabe que su equipo corre contra el tiempo para producir campeones Olímpicos: “Lo que cambiamos fue la visión del valor de la medalla Olímpica. Creo que es algo que se había perdido”.

“Ahora estos chicos ven el impacto de los Juegos Olímpicos. Logramos inculcar la visión de que los Juegos Olímpicos son un trampolín. Lo han visto a Shakur, y él todavía viene a entrenar con nosotros, eso es una experiencia increíble para ellos”, cuenta sobre Stevenson.

La medalla de oro de peso gallo de Rio 2016 se disputó entre dos campeones de los Juegos Olímpicos de la Juventud: el estadounidense Stevenson y el cubano Robeisy Ramirez. Para ilustrar la situación de Walsh y su equipo, Floyd Mayweather estaba mirando desde las gradas listo para llevarse al talento más reciente de los Estados Unidos para su equipo.

Si bien Stevenson se tuvo que conformar con la plata en una pelea muy pareja, Walsh sabe que la experiencia de su luchador en Nanjing fue clave para que lograra trepar al podio: “Hay muy poco acceso a competencias internacionales juveniles y cadetes, y ese es un problema de desarrollo al que todos nos enfrentamos”.

“Quedarte en tu tierra y reinar ahí no sirve en el boxeo. Es clave probar distintos tipos de comida, distintas husos horarios y por supuesto diferentes estilos de boxeo. Si podés hacer eso a una temprana edad, es muy importante. Podés ser muy bueno, pero también tenés que estar preparado”, dice Walsh.

Con su equipo modernizaron el centro de entrenamiento en Colorado. Los boxeadores ahora son parte del programa residencial, todos salen de su área de confort para rodearse de los mejores. Se promueve el estilo individual, pero hay ciertos fundamentos en el núcleo de cada luchador, desde el campeón mundial hasta el luchador más amateur.

“El estilo individual de un boxeador se debe aceptar, pero hay ciertos golpes que todos los boxeadores tienen que lanzar, y tienen que aprender a hacerlo de la manera correcta. Tenemos un buen equipo en torno al equipo de atletas, y ellos entienden la actitud que deben tener para estar en el programa”, define su responsable.

En los Juegos Olímpicos de la Juventud, habrá un máximo de cuatro boxeadores estadounidenses clasificados, dos hombres y dos mujeres, por lo que la competencia para esos lugares tan codiciados es intensa. En mayo se va a realizar en Colorado el Campeonato Mundial, con pase directo a Buenos Aires, bajo la atenta mirada de Walsh.

“Estamos desarrollando un sistema para garantizar el éxito continuo, esa fue siempre nuestra ambición. Los atletas juveniles ya estuvieron acá dos veces este año, luego van a ir a Bulgaria para el torneo juvenil internacional a principios de abril”, cuenta Walsh.

Fe es lo que sobra en USA Boxing con vistas a Buenos Aires 2018: “Tenemos que ver la totalidad del panorama, entrenarlos para cada situación. Creo que esta puede ser una de las mejores generaciones que hayamos logrado con nuestro sistema en mucho tiempo”.

<< volver