info@buenosaires2018.com

prensa@buenosaires2018.com

Dylan Van Der Hock, el fondista argentino que quiere convertirse en uno de los mejores del mundo en Buenos Aires 2018

2018-01-11 12:59:03

COMPARTIR

Con sólo 15 años, supo ganar la medalla dorada en los 3.000 metros de los Juegos Suramericanos de la Juventud Santiago 2017. Y ahora va por más: se imagina corriendo en los Juegos Olímpicos de la Juventud para cumplir su sueño deportivo.

“Sueño con participar en Buenos Aires 2018. Daría todo por estar ahí y daré lo mejor de mí para lograr la clasificación. Quiero estar ahí por el nivel que habrá. Quiero rozarme con ellos, dejar todo en la pista con los mejores del mundo y tener los mejores resultados posibles. Apunto a estar en los 1.500 y los 3.000 metros”.

Dylan Van Der Hock es otro de los deportistas argentinos que generaron esperanzas a partir del resultado conseguido en Santiago 2017. Para muchos jóvenes deportistas, aquellos Juegos Suramericanos de la Juventud que se realizaron entre septiembre y octubre del año pasado sirvieron como aperitivo para los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

El atleta argentino se colgó dos medallas en la competencia que se realizó en la capital de Chile: fue campeón en los 3.000 metros y además ganó la medalla de bronce en los 1.500, lo que le dejó un balance muy positivo pensando en buscar la clasificación para el gran objetivo de su corta carrera deportiva.

“Los momentos que viví en Santiago fueron de los mejores momentos de mi carrera. Para mí, esto no lo logré de casualidad. Yo entrené para esto y llegué de la mejor forma para ser primero en los 3.000 y tercero en los 1.500”, analizó.

El nacido en Concordia, en la provincia argentina de Entre Ríos, se ilusionó con lo conseguido y va por más en el año de los Juegos Olímpicos de la Juventud. “Con las marcas y los resultados que logré en Santiago 2017 busco estar en otro nivel. Voy a seguir entrenando para llegar de la mejor forma a otros torneos y mejorar mucho más mis marcas pensando en los Juegos Olímpicos de la Juventud”, expresó.

¿Qué es lo que más recuerda el fondista de la conquista dorada en los 3.000 metros en Chile? “La campana de la última vuelta no me la olvido más. Tampoco el cansancio en las piernas. En la última recta me sentía ganador y cuando te sentís ganador te olvidas del cansancio y de todo”, recordó el juvenil que tiene como ídolo a Bernard Lagat, atleta keniano, especialista en la prueba de los 1.500 metros, dos veces medallista Olímpico en Sydney 2000 y Atenas 2004.

Los Juegos Olímpicos de la Juventud son la competencia multideportiva más grande del mundo para jóvenes atletas de alto rendimiento, la cual busca inspirar a los deportistas para que adopten los valores Olímpicos de respeto, amistad y experiencia. Algo que Van Der Hock comparte, sin dudarlo.

“Antes de ser buen atleta hay que ser buena persona. En los torneos uno está rodeada de buena gente, y como hablan de atletismo como uno, la gente entiende lo que uno ama”, comentó el fondista.

Su amor por correr tiene íntima relación con su familia. Su padre, un atleta aficionado, le inculcó el amor por el deporte. “Lo imité a mi papá que disputaba carreras de calle en mí provincia. Comencé corriendo para divertirme, hasta que en mi colegio nos hicieron pruebas físicas y empecé a ir a la pista. Pero ya con mi papá hacia pasadas”, relató.

¿Cómo hace para estudiar y entrenar a la vez?  “En el colegio me ayudan. Hacen que sea posible estudiar y competir. En el futuro me gustaría estudiar el Profesorado de Educación Física y hacer cursos para ser entrenador de atletismo a nivel internacional”.

El futuro ya lo tiene definido. Pero antes de eso, Dylan Van Der Hock tiene otros objetivos junto a su entrenador, Enrique Da Costa Leites.

“Sueño con participar en Buenos Aires 2018. Daría todo por estar ahí y daré lo mejor de mí para lograr la clasificación. Quiero estar ahí por el nivel que habrá. Quiero rozarme con ellos, dejar todo en la pista con los mejores del mundo y tener los mejores resultados posibles. Apunto a estar en los 1.500 y los 3.000 metros”, añoró.

El atletismo en la tercera edición de los Juegos Olímpicos de la Juventud tendrá 38 pruebas, divididas en cantidades iguales para hombres y mujeres. Las competencias de pista serán 10, en el campo serán ocho y debutará la modalidad cross country.

Un total de 680 atletas dirán presente en Buenos Aires 2018. La Federación Internacional de Atletismo (IAAF) basará la clasificación a los Juegos teniendo en cuenta la participación de los juveniles en los últimos dos Campeonatos Mundiales Sub 18 y los rankings mundiales de cada disciplina, según el cupo que presente cada Comité Olímpico Nacional a la Federación Internacional.

Dylan Van Der Hock quiere ser uno de esos cientos de deportistas que competirán en el atletismo de Buenos Aires 2018. Un argentino que anhela quedar en la historia Olímpica juvenil de su país.

<< volver