info@buenosaires2018.com

prensa@buenosaires2018.com

Matías Albarracín, orgulloso de ser una inspiración para los jóvenes en Buenos Aires 2018

2017-11-14 12:30:03

COMPARTIR

El jinete argentino, diploma Olímpico en el salto ecuestre en Rio 2016, fue designado para ser parte del programa Athlete Role Models (ARMs) impulsado por el COI. Cree que los Juegos Olímpicos de la Juventud provocarán un gran entusiasmo en el público que visite la capital argentina.

"Creo que los Juegos van a generar mucho entusiasmo en el pueblo argentino. Lo importante es que se está planificando que público de todo el país pueda acceder y disfrutar de Buenos Aires 2018".

Corría octubre de 1979 cuando en Curitiba, Brasil, Justo Albarracín y su mujer daban a luz a su hijo. Después de cuatro años, la pareja argentina decidió volver a su país y radicarse en City Bell, una ciudad al sur de Buenos Aires. Allí fue donde el protagonista de esta historia comenzó a dar sus primeros pasos en los deportes ecuestres.

Después de 34 años practicando el deportes que se convirtió en una tradición para toda la familia, Matías Albarracín siente que todo el esfuerzo de su carrera le mereció un premio muy especial: haber sido elegido para integrar el programa de atletas que serán una fuente de inspiración para los casi 4.000 atletas que competirán en los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.

"Mi candidatura la promovió la Federación Ecuestre Internacional. Ellos me consultaron si iba a estar disponible para octubre de 2018 y obvio que dije que sí. Para mí, la designación que impulsó el Comité Olímpico Internacional es una enorme responsabilidad y un gran orgullo. Ser modelo para los jóvenes en el deporte que me dio todo me genera una gran alegría", explicó.

El Comité Olímpico Internacional (COI) anunció la semana pasada el nombre de 25 de las 50 estrellas del deporte que integrarán el programa Athlete Role Models (ARMs), de los cuales seis son Argentinos.

Los deportistas en el proyecto fueron elegidos por las 32 federaciones internacionales cuyas disciplinas están incluidas en el programa Olímpico y pasarán al menos 5 días en la capital argentina durante los Juegos para compartir sus experiencias con los atletas que competirán entre el 6 y el 18 de octubre.

Albarracín hizo historia para el deporte ecuestre argentino el año pasado al ubicarse en el octavo puesto de la final de salto individual de Rio 2016, logrando un diploma Olímpico. Fue la mejor actuación del país en la disciplina desde México 1968.

"Creo que los Juegos van a generar mucho entusiasmo en el pueblo argentino. Lo importante es que se está planificando que público de todo el país pueda acceder y disfrutar de Buenos Aires 2018", comentó el jinete argentino, medalla de plata en los Juegos Panamericanos Toronto 2015 en saltos por equipos junto a con José María Larocca, Luis Birabén y Ramiro Quintana.

"Se está haciendo un gran trabajo para promover los Juegos Olímpicos de la Juventud. Creo que Buenos Aires 2018 va a ser una vidriera para que el mundo Olímpico vea lo que los argentinos somos capaces de hacer y por qué no pensar en organizar, en un futuro, los Juegos Olímpicos", analizó.

Más allá de lo que significará para la Argentina recibir por primera vez un evento de tamaña magnitud, para Albarracín, el enorme legado que dejará Buenos Aires 2018 para el deporte argentino está relacionado con el programa de búsqueda de talentos que llevó adelante el Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (ENARD) desde 2013, que incluyó a casi un millón de jóvenes atletas, y el Parque Olímpico de la Juventud que se está construyendo en la zona sur de la capital argentina.

"Hay un proyecto extraordinario de base que se está trabajando para aumentar la pirámide de todos los deportes en nuestro país y que fue clave para encontrar a jóvenes deportistas de toda la Argentina que sueñen con representar a su país en los Juegos Olímpicos de la Juventud. Esto, sumado a la nueva infraestructura que servirá para que nuestro deporte siga creciendo, marcan un distintivo para el futuro".

Para Matías Albarracín, el 2017 está llegando a su fin. No fue una temporada con mucha competencia. Después de su exitoso paso por Rio 2016, el jinete dejó a Cannavaro 9, el caballo con el que fue finalista en la última edición de los Juegos Olímpicos, y está trabajando con un nuevo animal rumbo a los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018, el primer paso en el ciclo Olímpico para el salto ecuestre rumbo a los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

Más allá de proyectar su año competitivo, este hombre que comenzó a subirse al caballo a los 4 años, tiene definida una fecha en el calendario del próximo año que no se perderá por nada en el mundo. "Creo que Buenos Aires 2018 será una fiesta deportiva y cultural inolvidable. Y para mí, poder participar dando charlas y estando junto a los chicos que van a venir de todas partes del mundo me provoca una gran emoción", destacó.

<< volver